Todo lo nuevo

Nos fuimos el pasado 21 de julio de 2016 repasando un año. Un año en el que gracias al apoyo de casi 150 mecenas conseguimos lanzar un pequeño gran proyecto cultural. Cuando nos fuimos dijimos que volveríamos, que había otros asuntos más importantes que atender. Y así fue. Y aquí estamos otra vez.

Hemos vuelto porque pensamos que lo que empezamos en su día, sigue teniendo sentido. Además, muchos nos lo habéis pedido. Así que hemos decidido hacer una reflexión sobre qué es lo sólido, dónde asienta su estructura, más allá de la filosofía de lo pequeño que ha acompañado al proyecto en todas sus etapas.

Crear, editar y producir contenidos propios y de terceros ha funcionado muy bien. Entendidas estas actividades, dentro de la apuesta que supuso la constitución de la Asociación Miúdo Contracultura como plataforma para la promoción y difusión de la creatividad a través del mecenazgo y la iniciativa privada. Por último y no menos importante: los eventos.

Y es que el primer evento fue el punto partida de la revista de una sola página. Un evento esteta y hedonista en la línea de los números de la revista que estaban por venir. Las experiencias de los autores en torno al mar y la estación en la que se publicaba el número nos sirvieron para materializar una buena plataforma de publicación, alternativa a las corrientes editoriales de hoy en día.

Al tiempo que se sucedían los números el equipo de Miúdo (Verónica, Dorothy y un servidor) seguíamos con nuestras vidas, nuestros trabajos, nuestros intereses personales y alguna que otra charla reflexiva de cuando en cuando sobre las cosas que nos preocupaban y sobre lo difícil de sacar adelante un pequeño proyecto como Miúdo.

Y así, reflexionando acabamos con el segundo evento, lo hicimos sobre dos grandes temas como el capital y la cultura. Un año fue suficiente para dejar atrás el hedonismo y, no por ello, divertirnos menos. Tomamos consciencia de la responsabilidad que suponía haber conseguido un formato que nos había servido para construir un proyecto abierto a la comunidad.

Así que volvemos, eso sí seguimos en la cuarta etapa. Sin embargo, todo ha cambiado. Nueva identidad visual, nueva web con nuevo dominio y muchas ganas de seguir haciendo cosas y juntándonos con vosotros de cuando en cuando.

Pero no hemos cambiado por cambiar, el cambio es el reflejo de la transformación que os acabamos de contar y es que Miúdo ha tenido siempre la misma forma en todas sus etapas predecesoras. Tocaba punto y aparte para seguir desarrollando proyectos sin ataduras.

Recuperamos la ortografía original del nombre y simplificamos el logo empleando la tipografía ‘Isaac Display’, obra del diseñador gallego Marcos Dopico. Una tipografía contemporánea basada en la mejor creatividad de la tradición galaica. El segundo gran cambio es que dada la longitud de los textos que se venían publicando, lo idóneo era emplear una tipografía con serifas acorde a este uso. Pero no vamos a hablar sólo de la forma, ya que el contenido también ha evolucionado, pero eso, os lo contaremos un poco más adelante 😉

Como siempre, podéis escribirnos para comentar, sugerir o conectar. Muy pronto más. Seguimos.

4 Comentarios

  • Isabel
    Me parece bien lo que hagáis. Adelante.
  • Ra
    Bravo!
  • ¡Enhorabuena equipo! brindemos por la evolución del proyecto, mucho ánimo.

Escribe un comentario