NOSOTROS

Miúdo es un laboratorio, un proyecto en el que experimentar, probar y descubrir.

Filosofía Miúdo

La filosofía de Miúdo está íntimamente ligada a su origen y a su nombre. Miúdo es una palabra gallega que en español significa pequeño. Ése es el origen y la dimensión de lo que se ofrece.

Historia de Miúdo

La historia de Miúdo es una historia de experimentación. Su fundador Anxo López —diseñador de profesión— encontró en este proyecto el lugar para testar y llevar a la práctica sus aprendizajes en torno a las posibilidades que el diseño ofrece cuando se convierte en el centro de un proyecto.

Miúdo ha pasado por cuatro etapas diferentes:

La primera etapa comenzó a principios de 2010 con un reclamo que sentaría las bases de todas las etapas posteriores: “small is the new big”. La idea sobre la que se construyó el primer Miúdo era la de conectar a diseñadores con artesanos locales con los que colaborar para materializar sus proyectos.

Un año después, en 2011, comenzó la segunda etapa. Ésta tomaba de la primera, la idea de compartir el conocimiento sobre lo local y abrirlo a un público más extenso, en este caso la materialización fue a través de un comercio electrónico en el que descubrir vinos, licores y conservas de Galicia elaboradas por pequeños productores con un gran cuidado y un marcado carácter familiar. En esta segunda etapa, Anxo López estuvo acompañado por su primo Iván González.

La tercera etapa es una continuación de la segunda, tras la salida de Iván del proyecto, Anxo decide darle una vuelta más y ahondar en lo que más gustaba a los clientes de Miúdo: la relación construida a través de la marca y sus valores. Esta etapa se caracteriza por la comercialización combinada de vinos de Galicia y ediciones artísticas de carácter limitado, una oferta nueva para un sector, el del vino, bastante tradicional en cuanto a planteamientos de comercialización.

La cuarta etapa comienza en el año 2015 y surge de la idea de acercar Miúdo a su origen, de volver a convertirlo en una plataforma abierta que continúe ofreciendo momentos únicos, de compartir y de descubrir posibilidades a quienes comparten la filosofía Miúdo y qué mejor que una publicación para hacerlo. En esta etapa Miúdo forma un equipo con las incorporaciones de Verónica Bello y Dorothy Silva.

En la primera parte la cuarta etapa, se editó una publicación impresa con los valores y filosofía de Miúdo a través de textos y fotografías sobre las experiencias de sus autores.

Una publicación esencial

Empezamos a dar sentido a esta etapa de Miúdo, buscando una respuesta a la pregunta: ¿cómo tendría que ser una publicación que fuese fiel a nuestra filosofía?

En un primer momento pensamos en hacer una revista al uso, parecida a todas las que conocemos, pero enseguida nos dimos cuenta de que eso era demasiado convencional. Así que pensamos cómo debería ser una auténtica publicación Miúdo y cuál es la esencia mínima a la que se podría reducir el concepto.

Formato

¿Qué pasa si hacemos la revista más pequeña del mundo? ¿Cómo sería? Enseguida lo vimos claro… Tendría que tener una sola página.

Contenido

La publicación está dedicada a un tema. En un año se editaron 4 números que se publicaron al inicio de cada nueva estación: otoño, invierno, primavera y verano. Hubo dos tipos de contenido en cada número: un relato sobre una experiencia personal en torno al tema del año y la estación correspondiente y además, una fotografía también relacionada con el tema del año y la estación.

Modelo de gestión

Desde la cuarta etapa Miúdo cambia de forma en el plano jurídico, pasando a convertirse en una entidad sin ánimo de lucro.

Miúdo Contracultura es una entidad sin ánimo de lucro inscrita en el Registro de Asociaciones de la Comunidad de Madrid con el número 35.662 de la sección primera. La asociación fue constituida el día 8 de febrero de 2015 por Anxo López, Verónica Bello y Dorothy Silva.

La asociación se crea con unos objetivos fundacionales centrados en el apoyo, la difusión y la promoción de actividades realizadas en el ámbito de la creatividad a través de la iniciativa privada y el mecenazgo, buscando siempre la sostenibilidad. El propio proyecto de la publicación fue lanzado a través de una campaña de microfinanciación colectiva, haciendo valer los fines fundacionales de la asociación.

Dentro de este modelo, se han hecho públicas nuestras cuentas. Un ejercicio de transparencia, que en el caso de la publicación fueron desde los costes de publicación y distribución hasta la remuneración de los colaboradores, pasando por la recaudación y costes de los eventos organizados.